miércoles, 11 de enero de 2017

CERRO SANTA CATALINA - CAMPA TORRES


Dejo el coche en el amplio aparcamiento que hay al lado del Museo del Ferrocarril y me dirijo a la playa de Poniente desde donde comenzaré la ruta.



La temperatura es bastante baja, a pesar del sol, y una brisa muy fría se nota en la cara.

Playa de Poniente

Comienzo por la calle Mariano Pola, para continuar de frente por la avenida de Galicia y, cuando llevo un kilómetro y medio, me desvío a la derecha por la calle Pachín de Melás, a cuyo fondo veo la playa Del Arbeyal.
En el suelo me acompañan un buen rato las conchas del Camino de Santiago.



Playa del Arbeyal


Dejo la playa para bordear una rotonda montañera y pasar bajo las vías del tren para seguir por la avenida de Eduardo Castro.



Continuo bastante tiempo por esta avenida, pasando al lado del Hospital de Jove y el Poblado de Pescadores.


Poblado de Pescadores

La avenida habría de continuar por un túnel que cruza hasta Aboño, pero que se encuentra cerrado desde hace mucho tiempo.
Todo este rato se que tengo a mi lado el mar pero no puedo verlo por la gran cantidad de naves industriales que me impiden su visión.




Me voy a la izquierda por una carretera muy pendiente que me llevará al barrio de El Muselín y, al tomar altura ya veo el mar.



El Muselín

Hacia la mitad del barrio, veo una señal que me indica por donde tengo que continuar hacia la Campa Torres.



Al llegar a las últimas casas, el asfalto pasa a ser hormigón y la pista se estrecha y se vuelve aún más pendiente.




Y llega a ser un sendero entre la hierba cuando estoy a punto de llegar a la carretera que viene de Gijón para los coches.



Hay una cosa que vemos desde la mayor parte de las montañas de Asturias (junto con el HUCA y el Calatrava) y que con las grandes esferas de gas con las que me encuentro ahora. No es extraño que las veamos desde todas partes, por lo gigantescas que me parecen estando a su lado.



Depósitos de gas

Se termina la carretera y llego a la entrada del Parque Arqueológico de la Campa Torres.


Entrada a la Campa Torres
La Campa Torres o Castro de Noega está formado por los restos de dos poblamientos diferentes; primero por los astures y posteriormente por los romanos en la ocupación de la península.




La Campa Torres es un lugar delicioso para pasear tranquilamente viendo las ruinas que se están destapando y mirar hacia el noroeste y ver la Urbanizacn de Xivares, la Ciudad Residencial de Perlora (descanse en paz), Candás, Luanco, etc.


Xivares

Perlora, Candás y Luanco

Luanco

Campa Torres

Casa grande

Aunque no todo es tan idílico y también hemos de fijarnos el lo que nos deja el progreso, que sigue robando espacio al mar, y así vemos el faro como ha quedado alejado del mar. 
¿Que pasará cuando el mar se enfade y pida lo suyo?


Faro Torres

Parque de carbones de Aboño

Volvemos hacia Gijón y nos despedimos de las dos casas restauradas, aunque la indígena se encuentra envuelta y parece una seta.


Casas celta y romana

El camino de vuelta es el mismo pero, al llegar al comienzo de la ruta, viendo que es pronto, continuo hacia el puerto deportivo.


Puerto deportivo



Me encuentro con Don Pelayo, padre de Favila, aquel que mató un oso y que visitamos el lugar hace unas fechas. Y a su lado el magnífico Palacio de Revillagigedo.


Don Pelayo

Palacio de Revillagigedo

Cruzo la plaza del Ayuntamiento, paso delante de la iglesia de San Pedro y hago la subida que me llevará al Cerro de Santa Catalina.


Ayuntamiento

Iglesia de San Pedro

Playa de San Lorenzo


Elogio del Horizonte

Desde el Cerro veo el lugar donde he estado hace algo más de una hora y emprendo la bajada por el barrio de Cimadevilla.



Vuelta al lugar donde tengo el coche y para casa que ya me esperan para comer.
Un bonito paseo en el que dicen será el último de buen tiempo por una temporada.


La ruta en el mapa del IGN

Perfil de la ruta

Han sido 16,37 kilómetros en 4 horas y 18 minutos, de las cuales fueron en movimiento 3 horas y 57 minutos.
Ganancia en altitud 435 / -431 metros.
Pendiente máxima 43,9 / -30 %
Pendiente media 4,7 / -4,9 %
Ruta realizada el día 10 de enero de 2017.

viernes, 6 de enero de 2017

DE LA PLAYA LA GRIEGA AL FARO DE LASTRES


Salimos del centro de Asturias por la autovía A-64 y al llegar a Villaviciosa continuaremos por la Autovía del Cantábrico A-8, que abandonaremos en la salida a Colunga. Allí seguiremos por la N-632 hasta Colunga y en el centro de la localidad giramos a la derecha por la AS-257 para, en poco más de un quilómetro, abandonarla y dirigirnos a la playa de La Griega, y estacionar allí nuestro vehículo.



Nuestra intención es la de cruzar por la playa desde La Griega hasta la playa de Lastres pero la marea no nos lo permite y, desde el final del paseo tomamos una carretera que nos llevará a la general de Colunga a Lastres. No es el mejor sitio para caminar pero hoy parece que no tiene mucho tráfico.


Playa La Griega



La carretera va paralela a la costa y siempre tenemos a la vista el mar, aunque la niebla nos impide ver demasiado lejos.



Son unos dos kilómetros de carretera y pronto llegamos a la entrada de Lastres que nos recibe con un original árbol de Navidad.



Playa de Lastres

Un poco más, pero ya por la acera, y enfocamos el puerto pero sin bajar a él, tomaremos una calle que va servir para llegar a la parte más alta del pueblo, por unas pendientes bastante pronunciadas.


Puerto de Lastres


La subida resulta muy agradable con continuas paradas para ver las bonitas casas que encontramos.





Torre del reló


En la parte alta llegamos a la iglesia, que encontramos cerrada, y preguntamos si abren para ver el Belén. Ya lo habíamos visto hace muchos años y nos apetecía volver a contemplarlo, pero nadie nos supo dar razón para la visita.


Iglesia de Lastres

Seguimos subiendo y en un instante ya estamos delante de la Ermita de San Roque y el área recreativa del mismo nombre.


Ermita de San Roque


Al lado de la ermita hay un indicador que nos dice como ir al mirador del Castillo, pero vemos que es una tonteria hacerlo por este camino que se encuentra en muy malas condiciones, por lo que iremos por otro camino más adelante.




Llegamos al pueblo de Luces que cruzamos en toda su longitud y, a partir de aquí ya encontraremos señalización al faro en todos los cruces.




También encontraremos 6 paneles que nos harán más amena la marcha, sobre cuentos, cantares, xuegos y deportes autóctonos de la zona de Colunga.
A modo de ejemplo, copio a continuación dos simpáticos cantares.

Mió madre diome y zurrome
y estirome las oreyes
porque m'iba yo a les moces
como el perro a les oveyes.

El cura de Lliverdón
cayó de la puente en baxu
corré vieyes, corré moces
que vá por el ríu abaxu. 





Y, con la lectura de los paneles, llegamos al faro de Lastres, tan famoso en la televisión, y sus hermosísimos acantilados.





Damos la vuelta por el mismo sitio, y al llegar cerca del área de San Roque, hacemos caso de unas flechas indicativas y nos desviamos a la izquierda hacia el mirador del Castillo.



Al principio, el camino es ancho y con buen piso, pero según vamos avanzando se hace mas estrecho, hasta convertirse en un sendero con la hierba bastante alta y mojada.




Llegamos al mirador que se encuentra encima del puerto de Lastres y en el que quedan restos del fuerte que se creó en los años finales de 1600 para defenderse de los ingleses.


Mirador El Castillo


Puerto de Lastres

Volvemos a la senda principal, después de este tramo especial de 1400 metros, para llegar a San Roque, donde nos paramos a comer. Parece muy raro que, a finales de diciembre, estemos comiendo sentados en un área recreativa.


Museo del Jurásico

El tramo entre Lastres y la playa La Griega volvemos a hacerlo por la carretera, ya que la mar no nos deja pasar por la playa.


La ruta en el mapa del IGN


Han sido 16,16 kilómetros en 5 horas y 30 minutos, de las cuales  fueron en movimiento 4 horas y 33 minutos.
Ganancia en altitud 435 / -432 metros.
Pendiente máxima 27,7 / -42,8 %
Pendiente media 5,8 / -5,6 %
Hicimos la ruta el día 26 de diciembre de 2016.