viernes, 6 de septiembre de 2019

MIRADOR DE LA COLLADA (AMIEVA)


Para llegar al comienzo de la ruta, saldremos del centro de Asturias por la autovía A-66 en dirección a Gijón, que abandonaremos pronto para continuar por la A-64 que, a su vez, dejamos en el enlace de Lieres y seguimos por la N-634 hasta Arriondas. Continuamos por la N-625 hasta Cangas de Onís, prosiguiendo por la misma carretera hacia el puerto del Pontón, pero en el kilómetro 138 la abandonamos para ir a la izquierda y llegar a Amieva tras cuatro kilómetros de curvas.



Aparcamos a la entrada del pueblo, junto a la iglesia, y comenzamos a caminar por el lateral de la misma, en dirección norte, por una pista de hormigón con fuerte pendiente, buscando la salida de la localidad hacia las alturas.



Iglesia de San Juan en Amieva

Aunque las previsiones del tiempo eran muy buenas, lo cierto es que la niebla acecha desde que llegamos y nos hace pensar que hoy no vamos a hacer grandes cosas.



En algunos momentos se abren ventanas muy hermosas, pero es solo un espejismo y no duran más que unos segundos.



Dejamos la pista de hormigón y nos vamos a la izquierda por camino de tierra que aumenta, aun más, la pendiente.




Llegamos a una zona con abundancia de telas de araña que ofrecen un especial espectáculo y desde aquí ya vemos el mirador que se lanza en el vacío sobre nosotros.







Ya estamos en el mirador y la pena es que la niebla se ha establecido en los ochocientos metros de altitud y por encima de estos metros no vemos absolutamente nada.




Última parte de la subida al mirador


Después de esperar durante bastante tiempo para ver si mejora el día, decidimos volver a Amieva.


Mirador de La Collada

Para la bajada, caminamos hacia el oeste por pista de asfalto en buenas condiciones, pero que después se estropearía en algunos tramos.




El mirador va quedando atrás y la niebla vemos que  no se levanta.



Y, bajo nosotros observamos el pueblo de Amieva y comprobamos que es más grande de lo que nos había parecido cuando iniciamos la subida.


Amieva


Callejeamos por el pueblo mientras bajamos a la parte de la iglesia, que es donde tenemos nuestro vehículo.



Molino


Día casi fallido pero que nos prestó igualmente ya que no habíamos estado nunca en Amieva.


La ruta en el mapa del IGN

Perfil de la ruta
Han sido 4,25 kilómetros en 2 horas y 5 minutos, muchos de los cuales los pasamos en el mirador esperando que mejorase la visión, cosa que no sucedió.
Ganancia en altitud 240 / -214 metros.
Pendiente máxima 56,7 / -35,4 %
Pendiente media 13,9 / -10,6 %
Tiempo en movimiento 1 hora y 31 minutos.
Altura máxima y mínima 806 / 563 metros.
Hicimos la ruta el 30 de agosto de 2019.

jueves, 29 de agosto de 2019

LEYENDA DEL HOMBRE PEZ


  Su proeza atravesando el océano
del norte al sur de España,
si no fue verdad mereció serlo.
Hoy su mayor hazaña
es haber atravesado los siglos
en la memoria de los hombres.
Verdad o leyenda,
Liérganes le honra aquí y patrocina
su inmortalidad. 

De la página web http://www.aytolierganes.com/historia-del-hombre-pez/



Allá por el siglo XVII, vivían en el pueblo de Liérganes (Cantabria) un matrimonio formado por Francisco de la Vega y María de Casar, con cuatro hijos, el segundo de los cuales se llamaba Francisco.
El joven Francisco era muy buen nadador y en la víspera del día de San Juan, cuando nadaba con unos amigos en el río Miera, se dirigió corriente abajo hasta que desapareció, dándole por ahogado al ver que no aparecía.

Cinco años más tarde, unos pescadores atraparon un ser extraño en la bahía de Cádiz y comprobaron que se trataba de un joven con escamas en algunas partes de su cuerpo.

Interrogado, solo supo decir, después de varios días la palabra "Liérganes".
Tras muchas averiguaciones, decidieron llevar a Francisco a Liérganes, que acertó a ir a su casa donde le reconocieron su madre y sus hermanos.

Vivió tranquilo en su casa hasta que nueve años más tarde, volvió a desaparecer de nuevo, sin que nunca más se volviese a saber de él.


viernes, 23 de agosto de 2019

LAS TETAS DE LIÉRGANES


En realidad, las tetas de Liérganes es el nombre popular con que se conoce a los dos picachos Marimón y Cotillamón que forman parte de los Picos de Busampiro.
A Liérganes se accede desde Asturias por la Autovía A-8 y tomando la salida 202.



Comenzamos a caminar desde el amplio aparcamiento que hay en la estación del tren en dirección sureste por carretera.



La subida es constante y con tramos de buena pendiente, siempre por asfalto en algo más de 6 kilómetros.



Vamos pasando al lado de buenos caseríos con casas preciosas de piedra, mientras dejamos, cada vez más abajo,  a nuestra derecha el buen valle del río Miera.




Estamos dando un amplio rodeo y, al poco de pasar por el barrio de Extremera, nos encontramos con el Pico Levante donde hay una vía ferrata.


Pico Levante

Continuamos la subida y pronto vemos el Pico Marimón con sus 425 metros, al que vamos a dar la vuelta para subir por el lado contrario.


Pico Marimón


Cuando vamos a subir, charlando con un señor que se encuentra con su ganado, le pregunto por donde suele subir la gente y la respuesta es genial: "Para que queréis subir, allí no hay nada, subir para nada... bueno si os empeñáis ir por detrás de aquella espinera".



Pico Cotillamón desde el Marimón

Liérganes

Ciudad de Santander

Bajamos al collado entre ambos picos y ahora subiremos al Cotillamón.


Cumbre del pico Cotillamón

Rucandio

Pico Marimón desde el Cotillamón
Toca bajar y para llegar al camino que vemos a nuestros pies, tenemos que cruzar por un "felechal" utilizando alguno de los muchos senderos que dejan los animales.




Seguimos bajando por una buena pista y cuando llegamos a una carretera, llega el fallo del día y me equivoco al ir a la derecha cuando debería ser a la izquierda. Cuando llevamos algo más de 300 metros me percato de mi error y tenemos que dar la vuelta para tomar la dirección correcta.





De vuelta al camino correcto, llegamos en un momento al pueblo de Rucandio y su preciosa iglesia en honor de Santa María Magdalena.


Iglesia de Santa María Magdalena en Rucandio

Iglesia de Santa María Magdalena en Rucandio

Hacemos una gran parada para comer en la bien cuidada área recreativa, al lado mismo de la iglesia.



Nos ponemos en marcha recorriendo sus calles con casas de piedra muy bien cuidadas, buscando la salida por el oeste, primero por pista y posteriormente por camino de tierra y piedras.






Poco después enlazamos con la carretera por que subimos esta mañana y ya nos presentamos en Liérganes para dar por finalizada muestra ruta.
No obstante, no podemos marcharnos sin pasear por sus calles, visitar su casco histórico y hacerle una visita al hombre pez.


Escultura moderna del hombre pez

Las tetas de Liérganes


El hombre pez

La ruta en el mapa del IGN

Perfil de la ruta

Han sido 12,47 kilómetros en 5 horas y 29 minutos, incluidas paradas.
Ganancia en altitud 456 / - 461 metros.
Pendiente máxima 43,0 / - 44,6 %
Pendiente media 11,5 / -11,2 %
Tiempo en movimiento 3 horas y 37 minutos.
Altura máxima y mínima 426 / 87 metros.
Hicimos la ruta el día 21 de agosto de 2019.