viernes, 17 de mayo de 2013

VIAJE AL FIN DE LA TIERRA (Santiago - Muxía - Finisterre)

Todos los Camino de Santiago que he realizado, los finalicé en Santiago de Compostela, pero veía que otros peregrinos continuaban hacia Finisterre en lo que los romanos llamaron "El fin de la tierra".
En esta ocasión me propongo hacer esta parte y me pongo a buscar información, encontrando bastante que me va a ayudar.
La mayoría de peregrinos hacen el viaje hasta Finisterre. Otro grupo más pequeño continúan, después de Finisterre, hasta Muxía, y unos pocos vuelven a Santiago después de Muxía.
Yo pienso que si voy a Finisterre, que es el fin de la tierra, no tiene demasiado sentido ir después a Muxía, por lo que decido hacer lo contrario. Mi viaje será ir a Muxía primero y llegar después al lugar "donde se acaba la tierra".
Las etapas están pensadas en función de los albergues para repartirlas de forma equitativa, y caminar con tranquilidad conociendo el paisaje y el paisanaje del camino.

ETAPA 1.- Santiago de Compostela - Negreira





La salida de Santiago se hace desde la Plaza del Obradoiro, por la rua das Hortas que es la calle que baja entre el Hostal de los Reyes Católicos y la sede del Gobierno de Galicia.


Catedral de Santiago de Compostela

Al empezar la calle pasamos al lado de la Iglesia de San Fructuoso.

Iglesia de San Fructuoso

Al llegar al cruce del final de la calle, seguimos al frente hacia Cruceiro de Galo hasta llegar a un bonito parque de robles denominado Carballeira de San Lorenzo.
Hasta ahora solo habíamos visto flechas amarillas pintadas en el suelo, pero aquí encontramos el primer mojón y la primera señal vertical. En adelante, encontraremos tal cantidad de indicadores que es imposible perderse.


Carballeira de San Lorenzo


Descendemos hasta Ponte Sarela y continuamos por un bonito camino de tierra que cruza un frondoso bosque de robles.


Ponte Sarela



Este camino va con ligera subida y al final del mismo, cuando llegamos al asfalto, miramos hacia atrás y nos despedimos de la Catedral de Santiago que ya no veremos en unos días.


Un tramo de asfalto hasta Carballal y a la salida del pueblo pasamos, en subida, por un bosque de eucaliptos a cuyo final volvemos al asfalto para entrar en Quintans.
Pasamos por un puente medieval sobre el río Roxos y en poco tiempo más llegamos al Alto do Vento, donde hay un bar.





Entramos en el concejo de Ames y son varios los quilómetros que tendremos que hacer por la acera de la carretera, pasando por pueblos como Ventosa, Lombao y Augapesada.



Después de una gran recta por la acera de la carretera CP-0204, la dejamos para enfrentarnos a una fuerte subida por bosque y llegar al alto de Mar de Ovellas, cuyo final se hace por asfalto.



En esta fuerte subida a alguien le molestaba el peso de la tienda de campaña.





Me parece una buena actividad que los niños de los colegios planten árboles. Es casi seguro que ellos no quemarán los bosques.



En la bajada pasamos por Carballo, Trasmonte, Reino y Burgueiros, hasta llegar al hermoso puente de Ponte Maceira sobre el río Tambre.
A todo esto, cuando salimos de Santiago caían unas gotitas de lluvia pero ahora ya llueve con bastante intensidad.


Ponte Maceira

Capilla del Carmen o de San Blas

Alternamos senderos con pista de asfalto y vamos pasando por Barca y Chancela hasta llegar a la entrada de Negreira donde tomo un caminito a la derecha que me lleva directamente, por pista arbolada, al albergue San José que es donde me quedaré.
El albergue es muy bueno y las atenciones de la señorita responsable son extraordinarias.



En esta última parte de la etapa la lluvia es muy intensa, así como el resto del día.
Han sido 21,54 km. en 5 horas y 31 minutos.




ETAPA 2.- Negreira - Santa Mariña





Si ayer llovía cuando fui a acostarme, hoy cuando me levanto, está aún peor. Parece que no tiene pensado amanecer.
La salida de Negreira la hago recorriendo todo el pueblo por la calle principal hasta llegar al Pazo de Cotón y tras cruzar el puente sobre el río Barcala, tomamos la carretera que, en subida, nos lleva a Negreiroa, lugar que fue el origen de Negreira.


Pazo de Cotón

Pazo de Cotón


Iglesia de San julián de Negreiroa

Pasamos por un bosque de robles para llegar nuevamente a la carretera.



Un buen tramo por carretera y, en Zas, volvemos al bosque.
El camino es precioso (con sol) pero ahora es más río que camino, con zonas de "grandes lagos". Desde la salida de Negreira no ha parado de llover, con momentos muy fuertes.





Vamos pasando por lugares como Rapote, A Pena, Piaxe, Cornovo siempre alternando caminos con asfalto. Un bosque de árboles variados nos lleva a Altiño de Cotón y nueva salida a la carretera con un tramo de más de 2 km. y tremenda lluvia, hasta Vilaserío, con un bar donde coincidimos más de una veintena de peregrinos con, al menos, cinco nacionalidades diferentes.
Continuamos, por carretera, hasta Cornado, y pronto entramos en una pista de tierra y piedras, con algunos tramos de enlace asfaltados, nos llevan en una hora hasta Maroñas.
Al pasar por Cornado, parece que desaparece la lluvia y la sustituye un fuerte viento, pero de inmediato se juntan las dos cosas y, si antes estábamos mal, ahora estamos peor.
Cuando falta aproximadamente un quilómetro para el fin de etapa, cesa la lluvia y aparece un rayo de sol que alegra este mínimo tramo hasta Santa Mariña donde, en un crucero, voy a la izquierda para quedarme en el Albergue Casa Pepa.
Buen albergue y muy atentos Paco y su señora que son los que lo atienden.



Crucero en Santa Mariña

Toda la tarde sin salir del albergue puesto que la lluvia ha vuelto con fiereza.
Han sido 21,85 quilómetros en 5 horas y 40 minutos.
Habitualmente, en una etapa hago entre 40 y 60 fotografías. Hoy fueron 12 fotos por culpa de la lluvia.



ETAPA 3.- Santa Mariña - Dumbría





Cuando me levanto, lo primero que hago es mirar si llueve (todos los demás peregrinos hacen lo mismo) y me alegro de que no lo hace.
Cuando termino de desayunar ya está lloviznado.
La salida de Santa Mariña es hacia el crucero donde habíamos girado el día anterior y, tras pasar al lado de un área recreativa, me encamino a la carretera general por la que camino unos doscientos metros y paso al lado de dos bares, tomo una pista asfaltada que sube hasta Bon Xesús, Gueima y Vilar de Castro. Antes, la pista continuaba por el monte pero ahora, al final del pueblo giramos a la derecha a la altura de un panel informativo, por pista de asfalto.
Hasta aquí tenía suficiente con el chubasquero, pero tengo que detenerme para poner la capa de agua al incrementarse la lluvia.



En el próximo cruce se gira a la izquierda por carretera vecinal y siempre que veamos otro cruce o desvío continuamos girando a la izquierda.
Durante un largo rato no veremos mojones ni otras indicaciones, por lo que nos puede entrar alguna duda y ha de servir de referencia que tenemos que ir hacia abajo.
Cuando estamos en plena bajada y vemos un pueblo más abajo, unas flechas nos llevan a la izquierda por una pista de tierra para entrar en Lago.




Vuelven a aparecer las señales y los mojones.
Siempre por carreteras o por pistas asfaltadas, vamos pasando por Campo Valado, Porteliñas, Abeleiroas y Gorzón y nos enfrentamos a una gran recta que desemboca en una carretera con mucho tráfico, llegando en pocos minutos al puente sobre el río Xallas que sirve de frontera entre el municipio de Mazaricos, que dejamos, y el de Dumbría, en que entramos.


Estamos en Ponte Oliveira y lo primero que vemos es su albergue muy nuevecito.



Continuamos por el arcén de la carretera, ancho y pintado de color, para llegar a Oliveiroa en menos de media hora.



Esta localidad tiene varios albergues y suele ser parada para muchos de los peregrinos que van directos a Finisterre.


Hórreo en Oliveiroa

Cruzamos todo el pueblo y salimos por una carretera muy adornada con tendencia a bajar, y casi al final de la misma, un mojón nos indica que tenemos que girar a la izquierda y cruzar un arroyo que, con estos días de lluvia, viene con fuerza.



Primero por camino de tierra bastante embarrado y después por una pista de tierra que parece llevarnos a unos aerogeneradores que hay en la montaña.




Dejamos este camino y continuamos por una pista de tierra y grandes piedras, que está bastante estropeada por el agua.
Por debajo de la pista vemos el embalse de do Castrelo en el río Xallas y admiramos su fuerza encajonado entre las montañas.

Embalse de Do Castrelo


Terminada la bajada, sigue una fuerte subida por la que baja bastante agua y, tras un tramo llano, llegamos a Logoso, a cuya entrada hay un albergue.




Continuamos ahora, una vez más, en subida por una ancha pista forestal en un bosque de pinos y robles que posteriormente será de eucaliptos.



Llegamos a la aldea de Hospital y seguimos por la carretera CP-3404. Un poco más adelante encontramos un bar cuyos dueños salen a advertirnos que hasta Dumbría o hasta Cee, no volveremos a encontrar ningún lugar de avituallamiento por lo que sería conveniente comprar algo allí.
Una fea fábrica de carburos metálicos nos da la bienvenida.

Fábrica de carburos metálico en Hospital

De inmediato se llega a la rotonda donde se separan el camino de Finisterre y el de Muxía. Elijo el de la derecha y, en bajada, alterno tramos de carretera con otros por caminos, generalmente muy mojados y tras una muy fuerte pendiente hacia abajo llego hasta As Carizas.


Desvío para Finisterre o Muxía


Un camino rural lleva al área deportiva y albergue de O Conco en Dumbría.
El albergue es muy bonito pero no tiene nada para comer ni beber, por lo que dejo mis cosas y continuo unos trescientos metros para comer en el centro del pueblo y comprar provisiones para la cena.
Estamos en el albergue sólo tres personas, un matrimonio madrileño, Lola y Manolo, que hacen el camino al revés que yo. Pasamos bastante tiempo charlando de los caminos de Santiago e informándonos de lo que vamos a encontrar en este.
Tengo una habitación de 8 literas para mi.


Albergue de Dumbría


Iglesia de Santa Eulalia en Dumbría

Han sido 23,42 km. en 5 horas y 55 minutos.



ETAPA 4.- Dumbría - Muxía





¡Por fin salgo del albergue sin lluvia!
Desde el albergue se entra en el pueblo y tenemos que recorrerlo en toda su longitud hasta llegar al Centro de Salud, ya en las afueras, donde nos desviamos por una carretera vecinal sin apenas tráfico. El primer contratiempo del día es que son las ocho de la mañana y no encuentro nada abierto para desayunar.




Ayuntamiento de Dumbría


Un tramo por carretera secundaria y hay que cruzar con mucha precaución la carretera AC-552, que tiene mucho y muy rápido tráfico, para seguir por un camino de hierba, en subida, y que después es de tierra y gravilla para llegar a Trasufe.




Se sigue por distintas pistas, casi siempre asfaltadas, hasta llegar a Senande donde encuentro un bar abierto y me paro a desayunar. Hace una hora y media que salí de Dumbría.
Me atiende la señora Pilar, mujer muy mayor de la que cuesta trabajo separarse.
Desde septiempre apenas ha parado de llover; la tierra ya no admite más agua; lo peor de ser peregrino es que llevan mucho peso encima; a Muxía hay 9 km. por la carretera y 14 km. por el camino, etc, etc.
No queda más remedio que despedirse de ella y seguir camino.



Se bordean varios pueblos y se llega a Grixa que tiene la particularidad de que la iglesia y el cementerio están a la izquierda de la carretera y el campanario a la derecha.


Pronto hay que coger una pista forestal entre pinos y eucaliptos, que, primero en pesada subida, después en llano y al final con bajada, atraviesa los montes de Vilastose y Raposa durante unos cuatro quilómetros, hasta llegar a Quintans.



Capilla de San Isidro en Quintans

Seguimos y poco después de pasar al lado de una vaquería, hay que tener cuidado al llegar a una carretera donde yo no he visto ninguna señal, y seguir a la izquierda en dirección a Ozón.



Un trozo de camino de hierba y otro poco empedrado, para entrar en el pueblo que nos recibe con un grandioso hórreo de 22 patas y 27 metros de largo.




Pasamos al lado de la iglesia y enfilamos una fuerte subida de cemento hasta Vilar de Sobremonte.
Otra vez se entra en un monte que tras una fuerte cuesta inicial, llanea y después baja a Merexo.

Iglesia de San Martiño de Ozón

Ya vemos el mar y al otro lado del agua la localidad de Camariñas.


Ría de Camariñas

Faltan casi 9 km. que se me hacen extraordinariamente pesados.
Tengo que bajar en dirección a la playa de Os Muiños, para después enfrentarme a una colosal subida que pasa por la iglesia de San Xulián de Moraime y prosigue hasta el alto de San Roque.




Iglesia de San Xulián de Moraime

Capilla de San Roque

Se cruza Chorente y desde aquí una estrecha y bonita senda nos baja a la playa de Espiñeirido.



Muxía

Tenemos la posibilidad de continuar por asfalto o por un paseo de madera que bordea la playa. Evidentemente elijo esta opción y poco después entro en la localidad de Muxía.



Aún me queda por andar todo el paseo marítimo y varias calles para llegar al albergue Bela Muxía que es donde voy a quedarme.



Después de dejar mis cosas en el albergue, hay que seguir hasta el Santuario de la Barca, en un paseo de 25 minutos (sin contar la visita), por el interior en la ida y por la costa la vuelta.
Cuando subía la cuestecita que lleva hacia la iglesia y el cementerio, me sucedió el momento más emotivo de todo el viaje. Di alcance a un matrimonio mayor que caminaban delante de mí. Nos saludamos y el señor comienza una conversación que resultó bastante triste.
Nosotros vamos al cementerio a ver a un hijo que está allí. Los hijos no deberían morir nunca antes que los padres. Tenía cuarenta y ocho años y era un mozo como un castillo. Le entró eso en la cabeza y aunque se operó particular nada se pudo hacer. Duró seis meses. Trabajaba en mantenimiento en televisión en Madrid. Cuando le trajeron a enterrar tardó ocho horas en llegar. Yo tengo ochenta y cuatro años y de verdad que me cambiaba por él.
Me enseña una fotografía y yo no atino a decir nada. Nos damos la mano y yo sigo mientras ellos se quedan con su dolor y su hijo.


Iglesia de Muxía

Santuario de la Barca



Monumento al Prestige



La tarde ha quedado fantástica y puedo comprobar que, a pesar de los días anteriores, el sol aún existe y el cielo sigue siendo azul.
Un recuerdo muy entrañable para Ángel, responsable del muy buen albergue Bela Muxía, una de esas personas que no dicen a nadie que no y siempre dispuestas a hacer favores, que a mi me colmó de atenciones, hasta el punto de reservarme alojamiento para el día siguiente en Dumbría y de quien recibo la "muxiana" que es el diploma que se entrega a los peregrinos que llegan andando.
Han sido 22,98 km. en 6 horas y 15 minutos.




ETAPA 5.- Muxía - Lires





Muxía es una especie de península y si ayer la entrada era por el paseo marítimo y playa, hoy la salida es por el lado contrario, por lo que tendremos que cruzar nuevamente toda la población y dirigirnos hacia el campo de fútbol y la playa de Lourido.





Esta ruta es de ida y vuelta hacia y desde Finisterre, y las señales de los mojones están orientadas hacia abajo, lo que, al principio puede causar alguna confusión.



Playa de Lourido

En el primer cruce que encontramos, hemos de girar a la derecha y, casi a continuación, en fuerte subida, a la derecha para ir al pueblo de Xurarantes.



Fuente de Bico

En el pueblo de Xurarantes se sigue por una pista forestal de tierra que, en larga y a veces fuerte pendiente, nos llevará hasta el Facho de Lourido que es la máxima altura de la etapa.



Una rápida bajada hasta la carretera, por la que se continua hasta el próximo desvío a la izquierda que ha de llevarnos a Morquintian.



Proseguimos por pistas asfaltadas, pasando al lado de amplias zonas de repoblación de eucaliptos, hasta llegar a la localidad de Guisamonde, donde tomaremos un camino  de barro a la izquierda, para seguir después por una bonita pista en bosque mixto de eucalipto y pino.





Pasamos por Frixe y poco después llegamos a Baosilveiro que tiene una sola casa.
Cruzamos el río Castro por un puente nuevo y en menos de 1 km. llegaremos a Lires que será el final de esta etapa.


Lires

Lires es una zona muy turística con muchas casas rurales para alojarse. Yo lo haré en As Eiras que es una pensión con una habitación con literas y habitaciones individuales.
Me cuentan que el turismo en el lugar proviene de las antiguas casas de labranza donde los veraneantes se alojaban y ayudaban en las tareas del campo. Aquellas casas de labranza derivaron en esta casas rurales.
Me acerco a la playa de Lires donde permanezco hasta la puesta del sol que me permite bellas estampas fotográficas.
 

Playa de Nemiña

Playa de Lires

¿Quien quiere ir al Caribe?




Como en todas las etapas, las atenciones son constantes y mi agradecimiento es especial para los hermanos Manolo y Pablo.
Han sido 16,91 km. en 4 horas y 42 minutos.




ETAPA 6.- Lires - Finisterre





Primer susto cuando me levanto y miro por la ventana, la calle está mojada de la noche. Es una falsa alarma pues pronto sale el sol.



Para tomar el camino, es preciso desandar un poco lo andado el día anterior y bajar por las calles del pueblo hasta llegar a la iglesia.


Iglesia de San Estevo en Lires

Tenemos que girar a la izquierda aunque otras flechas pintadas en el suelo, nos inviten a cruzar un puente y dirigirnos a la playa.
Un tramo de camino de hierba alta que se encuentra mojada y pronto entraremos en camino de tierra, entre árboles, para llegar a Canosa.




Por pistas de tierra o de asfalto, vamos pasando pueblos como Pradís, Castrexe, Suarriba, Buxán y subimos al lugar de Rial.
Debo ser el primero que pasa hoy por estos caminos porque voy quitando con la cabeza las telas de araña que cruzan el camino. Por cierto, ¿como harán las arañas para poner sus hilos de uno a otro lado?



Toda esta zona es preciosa y vemos a nuestro lado el mar y la extraordinaria playa de Rostro.



Llego a una pista muy larga y veo a lo lejos un peregrino que viene en dirección contraria a la mía y cuando nos encontramos compruebo con alegría que es un francés que conocí en el albergue de Negreira. Charlamos un rato y nos despedimos muy felices de habernos reencontrado.



Playa de Rostro

Por desgracia, el camino va hacia el interior mientras atravesamos un bosque y dejamos de ver el mar temporalmente.



Seguimos por San Salvador y cuando bajamos de la montaña, ya vemos frente a nosotros la playa de Langosteira y Finisterre.



En As Escalesas, cuando parece que vamos a llegar a la playa de Langosteira, las señales oficiales nos vuelven a separar y encaminan nuestros pasos, por pista de asfalto que se eleva, para  pasar por San Martiño de Duio.


Iglesia de San Martiño de Duio

Bajamos por la misma pista hasta el principio de la playa de Langosteira y por la carretera C-550 entramos en Finisterre.



Cruz de Baixar

Playa de Langosteira

Al llegar al albergue público continuamos de frente para cruzar todo el pueblo, puesto que aún no hemos llegado a nuestro destino.



Capilla de Nuestra Sra. del Buen Suceso


Iglesia de Santa María das Areas

El final se encuentra 3 km. más adelante en el Faro de Finisterre al que llegaremos tras superar una buena subida.



Durante la subida, veremos en la falda de la montaña el cementerio diseñado por César Portela que fue terminado hace más de diez años y está sin inaugurar por la gran controversia entre los vecinos de Finisterre.




¡¡ ESTOY EN EL FINAL DE LA TIERRA !!



Faro de Finisterre

Exposición del concurso de mosaicos


Faro de Finisterre



Hay que bajar del faro al pueblo para dirigirme al albergue y recoger la "fisterrana" que es el diploma de reconocimiento para los peregrinos que llegan aquí.


Puerto de Finisterre

Charla con el amable hospitalero Saúl, cuyos padres son asturianos de Castiello y que me invita a tomar sidra a la tarde. Lamentándolo mucho, tengo que decir que no por cuestiones de transporte para volver a mi casa.
Han sido 20,3 km. en 4 horas y 48 minutos.




OTRA INFORMACIÓN

Páginas de información general:





Albergues donde me he quedado:

Negreira:



Santa Mariña:



Dumbría:



Muxía:



Lires:

 

2 comentarios:

  1. Te pido permiso para incluir tus fotos en un libro que he escrito y publicado en Amazon, haria con ella un video, lo subiria a YouTube y pondria el link en el libro, no tendría inconveniente en incluir tu nombre como colaborador si te parece o cualquier otra formula que identifique al autor de las fotos. Gracias.

    ResponderEliminar