jueves, 6 de abril de 2017

EL CHORRON DE VILLAMAYOR


Para llegar al comienzo de la ruta, salimos del centro de Asturias por la autovía A-66 para pasar pronto a la A-64, que dejaremos al llegar a Lieres, donde seguiremos por la carretera N-634 hasta llegar a la localidad piloñesa de Villamayor donde estacionaremos nuestro vehículo.



Frente a la iglesia, tenemos una carretera con varias indicaciones, entre ellas al área recreativa, que es la que vamos a seguir.


Iglesia de Villamayor


Vamos por asfalto, cruzando el barrio de Carúa, hasta la salida del pueblo y el comienzo de la pista de tierra donde tomamos el primer contacto con el río de La Cueva.



La pista es de tierra, ancha y buena con muy poco desnivel.


No vimos al artista pero si su obra

Hasta llegar a la cascada de El Chorrón, iremos siempre al lado del río que se encuentra muy bonito en esta época del año.



Surgencia

Además del agua, otra de las constantes de la ruta son los viejos troncos de castaño que nos invitan a jugar imaginando distintas figuras con las que parecerse.




Y otro aliciente más, son los distintos puentes que has sido construidos para salvar el río que, aunque también recibe el nombre de Pequeño, permiten pasar sin peligro de mojarse.





También observamos que el arándano ya se ha enterado del final del invierno y muestra la floración en sus plantas.



Jugando a las adivinanzas con con los árboles, fotografiando a diestro y siniestro y muchas más distracciones, han pasado cuarenta y cinco minutos y llegamos al área recreativa de Villamayor, de la que tenemos que decir que es una de las mejor cuidadas que conocemos.


Área recreativa de Villamayor

Pequeña capilla a La Santina

Otro puente, este de piedra, y unos cuantos metros más y llegamos a la poza donde el río se desprende en cascada en forma de "Chorrón".




El Chorrón


Volvemos a la senda principal para continuar nuestra ruta y el camino se va estrechando y empinando para continuar hasta el pueblo de Cueva.






Vamos tomando altura, sin excesivo agobio, mientras nos alejamos del río, que vemos siempre abajo en la distancia.




Entramos en una zona que parece haber quemado recientemente.




Llegamos a un lugar de árboles caídos y el camino nos ofrece dos posibilidades, mejor camino hacia la derecha o sendero menos marcado y un poco más aéreo a la izquierda. Nosotros nos vamos a la izquierda y luego volveremos por la derecha.




Llegamos a lo que en su día, sería el pueblo de Cueva, ahora completamente en ruinas.
Tendría que haber sido un lugar con, al menos una decena de buenas casas todas de piedra y una camino de carro para llegar.







Y, sobre las casas, una cueva que, posiblemente, daría nombre al pueblo.



Muchos buenos y grandes cerezos totalmente cubiertos de flor en las inmediaciones del pueblo.



Y vuelta al comienzo de la ruta, si bien lo hacemos por el otro camino hasta enlazar poco después.




El resto por el mismo camino de ida, mientras seguimos imaginando formas y figuras, ahora también con las piedras.



Hermoso paseo para pasar la mañana y a comer a casa que llega la hora.


La ruta en el mapa del IGN

Perfil de la ruta

Han sido7,66 kilómetros en 3 horas y 50 minutos, incluidas múltiples paradas.
Ganancia en altitud 347 / -338 metros.
Pendiente máxima 69,8 / -68,8 %
Pendiente media 11,6 / -11,6 %
Realizamos la ruta el día 30 de marzo de 2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario